Revelan cómo fue el último día de los dinosaurios

Federico Mansilla
Setiembre 11, 2019

Algunos están muy bien conservados e incluso son claramente visibles, como el cráter Barringer en Arizona en EE UU de unos 1.200 metros de diámetro, mientras que otros son detectados solo por los ojos entrenados de geólogos y geofísicos especializados. Un asteroide gigante de hasta 81 kilómetros de ancho se estrelló contra la costa de lo que ahora es México cerca de Chicxulub, Yucatán.

La ausencia de azufre de lo extraído en el cráter indica que el impacto liberó a la atmósfera una gran cantidad de aerosoles que bloquearon la radiación solar y causaron un enfriamiento global en los meses y años siguientes.

Se han analizado muestras de rocas extraídas de la zona central del cráter y se han hallado sólidas evidencias en las decenas de metros de rocas que rellenaron el cráter en las primeras 24 horas después del impacto.

Las evidencias analizadas incluyen trozos de carbón y mezclas de rocas traídas por el flujo de retorno del tsunami.

Este estudio ofrece una mirada más detallada hasta la fecha de la catástrofe que terminó con la era de los Dinosaurios, dijo Sean Gulick, profesor de investigación del Instituto de Geofísica de la Universidad de Texas (UTIG) en la Escuela Jackson, de geociencias. "La única forma de obtener una extinción masiva global como esta es un efecto atmosférico", dijo Gulick. "Nos informa sobre los procesos de impacto desde la ubicación de un testigo ocular". Ese día, el último de los dinosaurios y el primero de una nueva era dominada por los mamíferos -y por el hombre-, ha sido reconstruido minuto a minuto en un estudio que se publica hoy en la revista 'PNAS'.

En solo un día, se acumularon casi 426 pies de rocas dentro del cráter, una tasa que se encuentra entre las más altas jamás encontradas en el registro geológico.

More news: (VIDEO) El amistoso que se volvió violento entre Chile y Brasil

El impacto fue un infierno corto, seguido de un largo período de enfriamiento global. "Se achicharraron y luego se congelaron", dice. "No todos los dinosaurios murieron ese día, pero muchos dinosaurios sí". "El agua densa y llena de escombros se movía con velocidades que equivalían a la velocidad del viento de los huracanes", señala Örmo.

El estudio, en el que han participado investigadores del Centro de Astrobiología (CSIC-INTA), reconstruye los procesos geológicos, químicos y biológicos generados por el impacto del asteroide.

Luego, cuando las aguas del tsunami retrocedieron, arrastraron un montón de material, incluida la tierra (indicada por la presencia de biomarcadores asociados con hongos del suelo) y el carbón de los árboles quemados, de vuelta al cráter recién creado. Esto sugiere que el paisaje carbonizado fue arrastrado hacia el cráter con las aguas en retroceso del tsunami.

Ese hallazgo respalda la teoría de que el asteroide vaporizó los minerales que contienen azufre presentes en el sitio del impacto y lo lanzó a la atmósfera, donde causó estragos en el clima de la Tierra, reflejando la luz solar lejos del planeta y causando un enfriamiento global. Los investigadores estiman que al menos 325 mil millones de toneladas métricas habrían sido liberadas a la atmósfera por el impacto. Supone, aproximadamente, cuatro órdenes de magnitud mayor que el azufre que se arrojó durante la erupción de Krakatoa en 1883, que enfrió el clima de la Tierra en un promedio de 16 grados durante cinco años.

Aunque el impacto del asteroide provocó una destrucción masiva a escala regional, fue precisamente este cambio climático global el que causó la extinción masiva de especies en la Tierra, no solo de los dinosaurios, sino también de la mayoría de la otra vida que habitaba el planeta en ese momento.

Ese azufre, según los científicos, fue el verdadero asesino, posiblemente exacerbado por la actividad volcánica posterior que se cree que fue provocada por el impacto.

Otros informes por

Discuta este artículo

SIGUE NUESTRO PERIÓDICO