Senado italiano pospone decisión sobre crisis de gobierno al 20 de agosto

Galtero Lara
Agosto 14, 2019

El Movimiento Cinco Estrellas, cuyos legisladores en su mayoría han retirado el respaldo al primer ministro, analizan una eventual alianza con el Partido Demócrata tras la ruptura del acuerdo de Gobierno que suscitó Salvini.

La táctica de Salvini de pedir elecciones anticipadas inmediatas fracasó y terminó por forzar a las otras fuerzas políticas, en particular al Partido Democrático (centroizquierda), a aliarse para evitar que el país termine gobernado por el líder ultraderechista.

Los dirigentes políticos italianos se apresuraban para formar alianzas de cara a una moción de censura que podría provocar la caída del gobierno del primer ministro Giuseppe Conte, quien está en el poder desde hace 14 meses.

La Liga, entonces, anunció una moción de censura, con el Parlamento cerrado por vacaciones, y los partidos ya se han dividido en varios bloques sobre la fecha en que deberá tener lugar la votación, que con gran probabilidad perderán Conte y el M5S. Roma, Italia, 13 de agosto de 2019.

Ese es el trasfondo de una crisis política que estalló el pasado 8 de agosto, cuando Salvini, viceprimer ministro y ministro del Interior italiano, puso fin a la coalición de Gobierno formada entre la Liga y el antisistema Movimiento 5 Estrellas (M5E), que gobierna Italia desde mayo de 2018.

More news: 2 guards placed on leave, warden reassigned after Epstein's death

El Senado italiano ha pospuesto su decisión sobre la suerte del Gobierno hasta el 20 de agosto.

"La votación de hoy en el Senado demostrará que existe una mayoría parlamentaria sin Salvini", dijo Renzi en una rueda de prensa, celebrada antes de la votación del pleno en el Senado.

El objetivo de Salvini es que Conte dimita cuanto antes, que este presente su dimisión y que el jefe de Estado, Sergio Mattarella, convoque elecciones para finales de octubre. Pero ahora es claro que las intenciones de líder ultraderechista tienen un fuerte contrapeso dentro en el Parlamento, un peso que pocos tenían en cuenta.

Sin embargo, el antiguo primer ministro y senador Matteo Renzi, que aún controla un sector importante del partido, ha abogado por apoyar un Gobierno provisional, de transición, que gestione los temas más urgentes antes de ir a las elecciones.

Ya hacía tiempo que la crisis en Italia venía caldeándose, a falta de consenso en diferentes asuntos fundamentales sobre impuestos, Justicia o infraestructura. "El liderazgo de Salvini en las encuestas significa que probablemente se convertirá en el próximo primer ministro de Italia", explican desde Bloomberg, a pesar de los últimos esfuerzos de la oposición para crear una nueva coalición que lo bloquee. Motivo más que suficiente para que la izquierda italiana prime la necesidad de frenar esta amenaza antes que enzarzarse de nuevo en sus eternas disputas internas.

Otros informes por

Discuta este artículo

SIGUE NUESTRO PERIÓDICO