La compra de los aviones Pampa III queda sin materia

Galtero Lara
Julio 12, 2019

"Si hay algún impedimento, pues sencillamente ya no prosigue el proceso", fue la respuesta que dio el vicepresidente Jafeth Cabrera, luego de ser cuestionado sobre lo indicado por la Contraloría General de Cuentas (CGC) en recomendar la no adquisición de los aviones militares argentinos Pampa III.

El ministro Ralda justificó la compra para mejorar la lucha contra el narcotráfico.

Durante la presidencia de Otto Pérez Molina (2012-2015), Guatemala anunció la compra de seis aviones A-29 Súper Tucano por 133 millones de dólares a la Empresa Brasileira de Aeronáutica (Embraer), pero la transacción fue suspendida al comprarse una sobrevaloración cercana a los 2,5 millones de dólares.

Según el titular de Defensa, la amenaza de haber detectado narco jets en el espacio aéreo guatemalteco fue lo que llevó a la adquisición de las naves de reconocimiento, destinadas a combatir el narcotráfico.

"Ahorita se está trabajando en las modificaciones presupuestarias para presentarlas al Ministerio de Finanzas".

" No es una compraventa, es un convenio específico para fabricación y suministro de un sistema de defensa aérea", resaltó.

More news: Voraz incendio en una central eléctrica rusa

Ralda negó que se haya ocultado la información y aseguró que el primer acercamiento con Argentina fue en enero.

De acuerdo con Elías, se concluyó con el análisis del expediente entregado por la Defensa y se estableció que el procedimiento que inició el Gobierno para la adquisición de esas dos aeronaves es improcedente, "deben acatar y someterse al cumplimiento de la Ley de Contrataciones del Estado".

Ralda defendió el gasto de los dos aviones Pampa III por un valor de US$28 millones bajo el argumento que Guatemala carece de la capacidad de interceptación de aeronaves de organizaciones criminales.

'No había necesidad de anunciar con horas (casi minutos de anticipación) el viaje del mandatario, del mismo ministro y de la canciller hacia Argentina para ir a concretar, con lujo de fotos y abrigos, un trato que debió ser transparente desde el principio.

'.se ve atroz que un país que sufre de una desnutrición infantil en la mitad de su población se ocupe con tanta diligencia en 'comprar o adquirir' dos aviones sin trayectoria alguna, antes que aumentar la inversión en los niños que, por hambre y apatía, están condenados a la precariedad y a la desventaja el resto de sus días', puntualizó Valenzuela a modo de bofetada pública.

Otros informes por

Discuta este artículo

SIGUE NUESTRO PERIÓDICO