Científicos encuentran yacimiento de un "extraño metal" en la Luna

Federico Mansilla
Junio 13, 2019

Los restos del metal, posiblemente depositados ahí por un esteroide, podrían estar sepultados debajo de la cuenca de Aitken, en el polo sur lunar.

Y, detalló que la "anomalía tiene una masa mínima de 2.18 × 1018 kilogramos y, probablemente, más de 300 kilómetros de profundidad".

"Imagínate que tomas una masa de metal cinco veces mayor que la Isla Grande de Hawái para luego enterrarla".

Expertos e investigadores pertenecientes a la Universidad de Baylor en Texas han encontrado una gigantesca masa la cual se encuentra enterrada a más de 200 km de la superficie de la Luna. La masa se ubica al menos a 180 millas de profundidad bajo la cuenca de Aitken, el mayor cráter de impacto del Sistema Solar.

Según estima la ciencia, por aquellos años, cuando la Luna se encontraba en plena formación, esta sufrio una gran cantidad de choques de asteroides los cuales causaron grandes daños en la superficie lunar y aún en estos días esas cicatrices pueden verse a simple vista.

El enorme cráter, que tiene forma ovalada, no es visible desde la Tierra porque se encuentra en la cara oculta de la Luna.

More news: Woods and Koepka ready for classic US Open test READ MORE

De acuerdo con el investigador, "cuando combinamos eso con los datos de la topografía de la Luna del Lunar Reconnaissance Orbiter, descubrimos una cantidad de masa inesperadamente grande a cientos de kilómetros bajo la cuenca Aitken".

"Una de las posibles explicaciones de la presencia de esta masa adicional es que el metal del asteroide que formó este cráter todavía esté incrustado en el manto de la Luna", agrega. Si eso es cierto, podría ser una máquina del tiempo, y una mina de oro, para los científicos que estudian la historia del universo.

Para ello utilizaron datos de las naves que la NASA utiliza en su misión GRAIL (Gravity Recovery and Interior Laboratory).

Asimismo, los expertos creen que otra posibilidad es que la masa metálica podría tratarse de una concentración de óxidos asociados con el enfriamiento y la última etapa de la solidificación del antiguo océano de magma lunar.

Esta masa anómala puede ser un resto del asteroide que impactó en el lado oscuro de la Luna hace 4.000 millones de años y creó el cráter gigante llamado cuenca Atiken.

El descubrimiento es importante porque Aitken es uno de los mejores laboratorios naturales que permiten estudiar eventos de impacto catastrófico, el proceso que dio forma a todos los planetas rocosos y lunas que conocemos hoy.

Otros informes por

Discuta este artículo

SIGUE NUESTRO PERIÓDICO