Marcha de chalecos amarrillos: entre saqueos e incidentes detuvieron a 121 manifestantes

Evarado Alatorre
Marcha 16, 2019

Mientras, algunos grupos coreaban lemas anticapitalistas o antipoliciales, otros atacaban tiendas (Hugo Boss, Lacoste, Nespresso.) y restaurantes como el famoso Fouquet's, frecuentado por famosos.

Las manifestaciones comenzaron a primera hora de este sábado y se tornaron violentas principalmente en la avenida de los Campos Elíseos, donde los antidisturbios tuvieron que utilizar cañones de agua y gases lacrimógenos para dispersar a la multitud.

Si bien los "chalecos amarillos" ya habían tenido este tipo de incidentes, hacía semanas que no se veían en París escenas de saqueos y enfrentamientos como éstas.

Según imágenes difundidas por las televisiones, otro grupo trató de atacar un camión de la gendarmería. Un balance divulgado por la policía señaló que 31 personas fueron detenidas.

El ministro del interior, Christophe Castaner, llamó a la policía a responder "con la mayor firmeza" ante estos actos de "profesionales del destrozo y del desorden".

El centro de la capital, con estaciones de metro cerradas y escaparates protegidos, se preparaba para recibir a miles de manifestantes al cumplirse cuatro meses del inicio de las protestas.

"¡Nos desmovilizamos un poco la semana pasada pero no estamos muertos!" Un ciudadano, parte de los chalecos amarillos, y que se plegó a la marcha de este sábado, Van-Thanh Nguyen, expresó que continuarán protestando "hasta que las cosas cambien" y añadió que "Macron es una marioneta del sistema".

More news: 14 de marzo: ¿Por qué se celebra el Día del Pi?

Varias figuras de este movimiento apolítico que se organiza en las redes sociales invitaron a sus simpatizantes a converger en la capital.

"Esperamos a los de Toulouse con impaciencia, los de Burdeos, los de Marsella...", afirmó el camionero Eric Drouet, uno de los líderes de los "chalecos amarillos", quien dijo esperar también refuerzos de Italia, Bélgica, Holanda y Polonia.

La Prefectura de Policía de París movilizó para este fin de semana 5 mil efectivos, un número superior a los desplegados en protestas anteriores, consciente de que esta jornada es delicada y va a coincidir con otra gran marcha organizada en contra del cambio climático.

Presentada como un "ultimátum" al presidente Macron, esta nueva movilización se produce tras una serie de debates en Francia con los que el gobierno esperaba canalizar la ira de los manifestantes y hacer emerger propuestas concretas.

En las últimas semanas, las manifestaciones rechazan además el debate nacional lanzado por el presidente para intentar contrarrestar la crisis generada por los chalecos amarillos.

El pasado sábado, el Ministerio del Interior cifró los manifestantes en toda Francia en 28 mil 600, de los que unos 3 mil se concentraron en París, el recuento más bajo desde el inicio de las protestas en noviembre.

Para evitar los disturbios y la violencia que opacaron varias manifestaciones y cuyas imágenes dieron la vuelta al mundo, las fuerzas del orden pusieron en marcha un severo dispositivo policial.

Otros informes por

Discuta este artículo

SIGUE NUESTRO PERIÓDICO