UE rebaja pronósticos de crecimiento e inflación de la zona euro

Galtero Lara
Febrero 10, 2019

A ojos de Bruselas, el principal factor que explica el menor crecimiento económico es la desaceleración del consumo privado, que crecerá en menor medida que la renta disponible.

Esto se debió al impacto negativo de las exportaciones, que restaron cuatro décimas al crecimiento pese a que la demanda interna siguió siendo robusta.

En todo caso, España seguirá creciendo por encima de la media de la eurozona (1,3% en 2019 y 1,6% en 2020, según las estimaciones publicadas hoy) y la Unión Europea (1,5% y 1,7%, respectivamente).

El Ejecutivo comunitario espera que esta desaceleración continúe este año y el próximo, debido sobre todo al descenso del consumo privado que coincidirá con un repunte en el ahorro de los hogares tras los mínimos registrados el año pasado.

La perspectiva de Bruselas es que el crecimiento de los salarios se acelere en 2019, en parte por el impacto de este incremento del salario mínimo, y que se modere en 2020 aunque seguirá por encima de la inflación que se situará en 2020 en el entorno del 1,5%.

Además, las nuevas previsiones, que solo incluyen datos de PIB e inflación y no hacen una valoración del estado de las finanzas públicas, también pronostican una reducción en la creación de empleo que la Comisión Europea achaca al efecto amortiguador que tendrá el aumento del salario mínimo. A pesar del débil crecimiento del comercio global, las exportaciones es de esperar que mejoren también en los próximos dos años, puesto que España ganará progresivamente cuota de mercado, tras la pérdida sufrida en 2018.

En relación a los índices inflacionarios, la CE prevé que la Eurozona alcance un 1,4 por ciento este año y 1,5 por ciento en el siguiente, mientras que en la UE será del 1,6 por ciento en 2019 y del 1,8 por ciento en 2020, al estimar menores precios para el petróleo.

More news: Microsoft advises against using Internet Explorer as primary browser

En su pronóstico de invierno, la Comisión Europea revisó a la baja la previsión de crecimiento para la eurozona, así como para la Unión Europea en su conjunto.

La Comisión consideró que la desaceleración económica es por la creciente incertidumbre global, las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China, los informes de un Brexit potencialmente perjudicial y el resurgimiento de los problemas de deuda de la zona euro. La Comisión reduce ligeramente su estimación para la expansión el próximo año, del 1,7% al 1,6%.

La CE apuntó, además, a la posibilidad de un "brexit" duro que podría crear "incertidumbre adicional".

En un informe sobre sus previsiones macroeconómicas de invierno, el órgano ejecutivo de la Unión Europea (UE) fijó en 1.3 por ciento el Producto Interno Bruto (PIB) de la eurozona, por debajo de su estimación de noviembre pasado de 1.9 por ciento. Ser consciente de estos riesgos crecientes representa ya una gran parte de la solución. "La otra mitad es escoger la combinación adecuada de políticas, como facilitar la inversión, redoblar los esfuerzos para llevar a cabo reformas estructurales y perseguir políticas fiscales prudentes", recalcó Dombrovskis.

En ese sentido, la Comisión mencionó la incertidumbre sobre la política fiscal y también las "tensiones sociales", que según el Ejecutivo comunitario afectaron a países como Francia, con las protestas de los "chalecos amarillos" durante los últimos meses.

En Alemania, la economía más grande del bloque, el crecimiento disminuiría al 1,1 por ciento este año desde el 1,5 por ciento de 2018. Así, consdera que el PIB alemán aumentará un 1,1% este año y un 1,7% el que viene (en 2018 lo hizo un 2,1%) y el francés, un 1,3% y un 1,7%, respectivamente.

La Comisión también redujo su previsión de inflación tanto para 2019, del 1,8% al 1,4%, como para 2020, del 1,6% al 1,5%.

Otros informes por

Discuta este artículo

SIGUE NUESTRO PERIÓDICO