Trump se somete a examen físico anual

Evarado Alatorre
Febrero 10, 2019

Se espera que el examen médico de hoy en el Centro Médico Militar Nacional Walter Reed en Bethesda, Maryland, dure más de tres horas, dijo la Casa Blanca.

El presidente estadounidense, Donald Trump, tiene "muy buena salud", afirmó este viernes el médico de la Casa Blanca, Sean Conley, quien lo sometió a un chequeo periódico junto con otros 11 especialistas.

La revisión médica tiene lugar un año después de que los doctores recomendaran a Trump perder unos kilos y hacer más ejercicio.

Hace un año su médico personal lo declaró "en excelente estado de salud" tras una batería de exámenes de su corazón, pulmones, sistema intestinal y otras áreas.

Barack Obama transpiraba en sesiones de baloncesto en la Casa Blanca y George W. Bush daba largos paseos en bicicleta, pero Trump prefiere el golf, un juego mucho más tranquilo, pero además monta un carrito entre los hoyos y asegura que cualquier cosa más extenuante es realmente mala para la salud.

More news: Storm Erik hits Oldham bringing strong winds and heavy rain

No está claro cuántos de los resultados se harán públicos o cuándo, pero el año pasado se dio a conocer todo, desde los niveles de colesterol del presidente (alto) hasta el peso (108 kg).

El presidente Donald Trump se someterá el viernes a un examen médico de rutina, un acontecimiento anual tradicional para los mandatarios estadounidenses.

Jackson también predijo que Trump, quien no bebe ni fuma, concluirá su presidencia sin problemas médicos de gravedad. Hubo pruebas a sus ojos, nariz, garganta, corazón, pulmones, sistema digestivo, piel, dientes. El doctor, contralmirante Ronny Jackson, luego sostuvo una inusual conferencia de prensa en la Casa Blanca en que declaró que Trump "tienes unos genes increíbles, así lo creó Dios". No hubo examen del oído pues según Jackson no hubo tiempo. Según Jackson, Trump tuvo un resultado perfecto en sus pruebas cognitivas.

Jackson dijo que realizó el examen cognitivo porque Trump lo pidió pero que él no pensaba que era necesario porque él interactuaba con Trump todos los días.

La Casa Blanca ha admitido el gusto del presidente por la comida rápida, que incluso ofreció a un grupo de estudiantes durante el cierre de gobierno.

Otros informes por

Discuta este artículo

SIGUE NUESTRO PERIÓDICO