Genetista podría enfrentarse a pena de muerte por bebés modificados

Evarado Alatorre
Enero 11, 2019

Un destacado genetista, que dirigió la conferencia en la que un científico chino dijo que había creado los primeros bebés "editados genéticamente" del mundo, lo condenó el lunes por poner en peligro vidas y no tener formación en biología.

Reportes indicaban que el científico se encontraba desaparecido, pero en realidad el hombre vive bajo vigilancia armada en un departamento en la ciudad de Shenzhen.

Las autoridades chinas lo están investigando y mientras tanto han detenido este tipo de investigaciones. Jiankui podría enfrentarse a cargos de corrupción y soborno, delitos en los que se contempla la pena de muerte en China.

Al escuchar los rumores sobre el controvertido trabajo del científico y empresario de 34 años, Lovell-Badge tomó la decisión de invitarlo a la cumbre con el objetivo de, según le dijo al Telegraph, "controlara sus impulsos".

El profesor Robin Lovell-Badge, quien organizó el evento en Hong Kong donde Jiankui presentó en noviembre su supuesto avance, señaló en declaraciones a la prensa en Londres que hay "una investigación oficial dirigida por los ministerios de Ciencia y Salud" de China y estimó que es probable que "muchas personas" pierdan sus empleos, ya que Jiankui "obviamente no fue el único involucrado en esto".

More news: Lady Gaga se disculpa por colaboración con R. Kelly

He se defendió diciendo que realizó la edición genética para ayudar a proteger a las bebés de una futura infección con el virus del sida.

"Nadie sabe lo que estas mutaciones harán".

Para este genetista, He carece de "formación básica en biología" y los experimentos que dijo que había llevado a cabo "ignoraron todas las normas [que indican] cómo se llevan a cabo ensayos clínicos o experimentos".

Las autoridades e instituciones chinas, así como cientos de científicos internacionales, condenaron a He y dijeron que cualquier aplicación de edición de genes en embriones humanos con fines reproductivos estaba en contra de la ley y la ética médica.

Al mismo tiempo, Lovell-Badge estimó que el investigador "realmente pensaba" que estaba actuando correctamente y que "lo que estaba haciendo era la próxima gran cosa, algo realmente importante para el bien de la humanidad".

Otros informes por

Discuta este artículo

SIGUE NUESTRO PERIÓDICO