28 tenistas entre los 83 imputados en caso de arreglo de partidos

Jose Verdugo
Enero 11, 2019

La Guardia Civil española desarticuló una organización dedicada a arreglar partidos de tenis y anunció que como resultado de la "Operación Bitures" 83 personas fueron detenidas y 15 de ellas siguen encarceladas, anunciaron este jueves el instituto armado y Europol.

Se ha detenido a 15 personas, entre las que se encuentran los cabecillas de la organización, y se investiga a otras 68.

La organización sobornaba a tenistas profesionales de las categorías ITF Futures y Challenger para posteriormente coordinar la realización masiva y simultánea de apuestas deportivas, según 'El Español'. Las identidades de los jugadores no han sido reveladas, pero uno de los tenistas implicados había participado en el último US Open.

La operación se inició a raíz de la denuncia que pusieron los responsables de la Tennis Integrity Unit (TIU), organismo anticorrupción de carácter internacional responsable de velar por la integridad en el mundo del tenis.

Entonces la investigación se centró en un tenista español que les llevó a desenmarañar la compleja trama, detrás de la cual se encontraba un grupo de individuos armenios que se valían de profesionales del tenis como nexo para los sobornos.

Las apuestas se hacían sobre estos partidos amañados utilizando identidades falsas.

More news: Así es como Google Maps te ayuda a saber dónde hay gasolina

La Guardia Civil ha realizado once registros domiciliarios en nueve provincias españolas en los que se ha encontrado numeroso dinero en efectivo, tarjetas de crédito, así como diverso material de lujo. Una vez que lograban el soborno, los miembros de nacionalidad armenia se desplazaban a los lugares donde se disputaban los partidos con la finalidad de comprobar y asegurarse de que el tenista cumplía con lo previamente pactado aprovechándose, según la Guardia Civil, "de su imponente corpulencia".

También se congelaron 42 cuentas de banco.

El dinero era después transferido a distintas cuentas hasta acabar en cuentas bajo su control bajo identidades falsas.

"Nuestros oficiales han demostrado que el grupo había estado operando desde febrero de 2017 y estiman que habían ganado millones de euros a través de la operación", agregó el comunicado de la Guardia Civil.

Se les atribuye responsabilidad penal según el caso por los delitos de integración en organización criminal, corrupción entre particulares (ámbito deportivo), estafa, blanqueo de capitales, tenencia ilícita de armas y usurpación de identidad.

Otros informes por

Discuta este artículo

SIGUE NUESTRO PERIÓDICO