Niño fan de Messi, desplazado de Afganistán por la guerra

Jose Verdugo
Diciembre 7, 2018

Su imagen inundó los medios.

La imagen de Murtaza Ahmadi con una bolsa de plástico celeste y blanca con el nombre de Messi y el número 10 en la espalda tuvo tanto impacto en internet que el entonces niño de cinco años pudo conocer al astro argentino. "Nuestro vecino había botado bolsas de plástico de hacer las compras, y Murtaza las recogió para que yo le hiciera una camiseta de Messi", le confesó Homayoun a AFP.

Y justo antes de terminar el año, la tan esperada reunión se llevó a cabo gracias al Qatar Airways, principal patrocinador del Barcelona, que aprovechó que el equipo se encontraba en Qatar para reunir al pequeño Murtaza con Messi, detalló Agencia México.

La estrella del Barcelona le dio un uniforme completo azulgrana y una camiseta firmada por toda la selección albicelese, así como un balón.

Pero este momento de pasajera felicidad quedó rápidamente disipado.

Murtaza residía junto a su familia en el distrito de Jaghori de la provincia sureña de Ghazni, considerada el área más segura y pacífica en los últimos 17 años de conflicto, pero la relativa calma acabó a principios de noviembre cuando los talibanes irrumpieron en la región, forzando a más dos tercios de la población a huir en busca de refugio. La familia alquiló una pequeña habitación sin calefacción en la capital de Afganistán.

Su sueño de conocer al argentino se hizo realidad, pero ahora vive en una pesadilla como uno de los miles de afganos desplazados por la guerra. "No pudimos llevarnos nada, sólo salvar nuestras vidas", explicó la mujer.

La familia de Murtaza forma parte de un grupo étnico de origen chiita -Hazara- que ha sido atacado por las milicias sunitas.

More news: (VIDEO) Manchester United empata en un partidazo contra el Arsenal

"No sé por qué los talibanes lo detestan desde que se hizo famoso". También reveló algunos detalles aberrantes: "Dijeron que lo iban a capturar, que lo cortarían en pedazos".

Bajo el régimen talibán, de 1996 a 2001, el deporte era apenas tolerado y el estadio de fútbol de Kabul fue un lugar notorio de lapidaciones y ejecuciones. Sólo faltaba una cosa, el esperado encuentro entre Messi y su más grande fan.

El joven relató cómo en ocasiones desconocidos merodeaban la casa al anochecer y los familiares recibían amenazas.

Lionel Messi observa un partido de fútbol.

Pese a su difícil nueva vida, el chiquito no pierde las esperanzas de volver a encontrarse con su ídolo: "Extraño a Messi". Él me contestará: 'estoy bien' y 'sé prudente'.

"Llévame contigo, aquí no puedo jugar al fútbol, aquí solo hay 'daz-dooz'", pidió, imitando el sonido de las explosiones y disparos.

Las fuerzas de seguridad afganas han expulsado a los insurgentes de la zona, pero la familia ha decidido no regresar al pueblo.

Otros informes por

Discuta este artículo

SIGUE NUESTRO PERIÓDICO