Sanciones irritaron a gobiernos chino y ruso

Evarado Alatorre
Setiembre 22, 2018

Misiles y aviones de combate En concreto, las compras sancionadas incluyen aviones de combate Su-35 y el sistema de misiles S-400.

La decisión ha sido tomada un día después de que Pekín instara a Washington a "corregir los errores de inmediato" y "revocar las llamadas sanciones", advirtiendo que, de lo contrario, deberá "asumir las consecuencias".

Como respuesta, china expresó su "gran indignación" por las sanciones impuestas por Estados Unidos.

Por su parte, el Departamento de Estado amenazó con continuar "aplicando sanciones contra Rusia en el marco de la ley CAATSA".

"Hay que recordar la noción de estabilidad mundial, que (Estados Unidos) hace tambalear de forma irreflexiva", declaró el viceministro Serguéi Riabkov en un comunicado, en el que añade que "jugar con fuego es estúpido ya que puede ser peligroso".

Además, EEUU impuso sanciones a la compañía china Equipment Development Department (EDD) y a su director, Li Shangfu, por haber comprado armamento a la empresa estatal Rosoboronexport, la mayor exportadora rusa de armas que anteriormente había sido sancionada por Washington.

More news: Disney CEO Bob Iger Reveals Mistake Made with Star Wars

Entre los nuevos inscritos se encuentra Igor Korobov, presidente del GRU, el servicio de inteligencia militar ruso, del que se ha hablado reientemente por el caso Skripal, el exespía ruso envenenado en Inglaterra en marzo, un hecho por el que Reino Unido acusa a dos agentes de GRU.

Según Serguéi Riabkov, existe en Estados Unidos "un deporte nacional que consiste en tomar medidas antirusas", y calculó que debe tratarse de la 60ª ronda de sanciones contra Moscú desde 2011.

Uno de los funcionarios estadounidenses que informó a la prensa insistió en que las sanciones contra la compañía china, en realidad, están dirigidas contra Moscú y no buscan dañar la capacidad de defensa de China.

Con respecto a Rusia, estas sanciones surgieron de la "agresión en Ucrania, la anexión de Crimea, ciberataques e intrusiones, interferencias en las elecciones de 2016 y otras actividades malignas" hacia el país, dijo el Departamento de Estado. Turquía también podría verse afectada por las sanciones porque acaba de acordar la compra de un S-400.

Esta semana, Washington anunció aranceles de importación a productos chinos por un valor de 200.000 millones de dólares, y Pekín respondió con el anuncio de aranceles de represalia contra Estados Unidos, que afectarán a mercancías por un valor de 60.000 millones de dólares a partir del próximo 24 de septiembre.

Trump dijo en Twitter que el Departamento revisaría los documentos "de manera expedita" y que "avanzaría rápidamente".

Otros informes por

Discuta este artículo

SIGUE NUESTRO PERIÓDICO