Huracán Florence baja a categoría 1, pero aún es una amenaza

Esequiel Farfan
Setiembre 14, 2018

La Agencia Federal para la Gestión de Emergencias (FEMA) apuntó hoy que el mayor peligro que representa "Florence" es "la tremenda cantidad de agua" que descargará a su paso por Carolina del Norte, del Sur y Virginia, en la costa este de Estados Unidos.

El huracán "Florence" se debilitó ayer a pocas horas de tocar la costa Este de Estados Unidos (EU), pero sigue siendo extremadamente peligroso y "potencialmente fatal" por las lluvias y el riesgo de inundaciones.

El ciclón se está moviendo tierra adentro y presentará un giro hacia el noroeste de Carolina del Norte entre esta noche y mañana sábado, mientras que a principios de la semana que viene tomará rumbo al norte del país.

"Florence está a punto de moverse sobre Carolina del Norte", señala el reporte del NHC, y añade que la tormenta ya provoca "marejadas ciclónicas y vientos con fuerza de huracán amenazantes para la vida".

El Centro Nacional de Huracanes explicó en su último boletín, que Florence avanza con vientos de 150 kilómetro por hora y se encuentra a 10 kilómetros al este de Wrightsville.

Los fuertes vientos dejaron impresionantes imágenes de casas con los tejados arrancados, como publicó el periodista local Jeff Gravley en redes sociales desde una zona cercana a Atlantic Beach, Carolina del Norte.

More news: Flor Marcasoli y Lucas Velasco brillaron en el "Bailando"

El aeropuerto de Wilmington sufrió una ráfaga de viento de 169 km/h, la más grande desde el huracán Helene en 1958, dijo el servicio meteorológico.

Al igual que en muchas otras localidades de la costa, las autoridades instaron a evacuar el martes e impusieron un toque de queda.

En un refugio cercano a Myrtle Beach, Rebecca Cheledlik, de 71 años, dice estar feliz de conocer gente nueva.

El gobernador de Georgia, Estado que el miércoles se declaró en emergencia, dijo que movilizará "todos los recursos disponibles" para hacer frente a los vientos y las precipitaciones. Los meteorólogos alertaron que las condiciones se volverán más letales a medida que el fenómeno ingrese a tierra durante las primeras horas del viernes.

Preparándose para las consecuencias, alrededor de 9.700 efectivos de la Guardia Nacional y civiles fueron desplegados con vehículos para mareas altas, helicópteros y botes que podrían ser utilizados para rescatar a las personas de las aguas de la inundación.

"Habrá daños de infraestructura, y cortes de energía que podrían durar días o incluso semanas", agregó.

Otros informes por

Discuta este artículo

SIGUE NUESTRO PERIÓDICO