Filipinas comienza desalojo ante la llegada de gran tifón

Evarado Alatorre
Setiembre 14, 2018

Mientras el huracán Florence golpea EEUU, del otro lado del Pacífico miles de personas se preparan para la llegada de un supertifón a Filipinas, con ráfagas de hasta 255 kilómetros por hora, que amenaza con lluvias torrenciales.

Filipinas ha movilizado más de $30 millones para la respuesta de emergencia y asistencia humanitaria en las comunidades donde viven 4.6 millones de personas que se verán afectadas por el paso del tifón Manghkut de categoría 5.

Mangkhut, esperado en las próximas 24 horas, es el tifón más violento de los que han afectado al país en lo que va de año. "Puede haber olas equivalentes a un edificio de cuatro pisos y muchas casas pueden quedar destruidas, sobre todo las construcciones más frágiles, que son las más frecuentes en estas zonas costeras", explicó.

"Las lluvias van a ser fuertes y el viento no será ninguna broma", declaró Michael Conag, vocero de defensa civil local.

Al menos cuatro millones de personas están en la trayectoria directa de Mangkhut, que luego se dirigirá hacia el sur de China, incluido el territorio semiautónomo de Hong Kong.

"Estamos muy asustados. Dicen que el tifón es muy violento" afirma Delaila Pasion, que abandonó su vivienda. En las últimas lluvias del monzón nuestra casa quedó destruida a medias.

La agencia meteorológica filipina indicó que Mangkhut es la tormenta tropical más violenta del año hasta el momento, con vientos de 205 km/h y ráfagas de hasta 255 km/h.

More news: SpaceX cierra acuerdo con primer turista que viajará a la Luna

"El tiempo aquí todavía es bueno, pero los estamos sacando ahora porque es muy importante que cuando llegue el tifón la gente esté alejada del peligro", dijo Mamba.

Las autoridades temen particularmente las inundaciones y los deslizamientos de terreno. Asimismo, los pueblos de pescadores son muy vulnerables a los vientos fuertes y a las enormes olas que se abaten sobre la costa.

Con una gigantesca banda de nubes de agua de 900 km de ancho (560 millas), combinada con las lluvias monzónicas de la temporada, el tifón ocasionará intensos aguaceros que podrían traer aludes e inundaciones repentinas, según los meteorólogos.

Las autoridades de Filipinas advirtieron que el tifón podría causar alrededor de 250 millones de dólares en daños a los cultivos de arroz y maíz en la región.

Se espera que toque tierra en las provincias de Cagayán y La Isabela la mañana de este sábado con vientos de 100 a 185 km/h, que estarán causando estragos durante al menos 18 horas. La catástrofe causó mas de 7.350 muertos o desaparecidos, y cuatro millones de personas se quedaron sin casa.

Además, otros tres fenómenos -Joyce, Helen e Isaac- avanzan en el Atlántico Norte. Aunque se debilitará de súper tifón a tifón severo, aún contará con vientos máximos sostenidos de 175 kph (109 mph).

Otros informes por

Discuta este artículo

SIGUE NUESTRO PERIÓDICO