S&P y Moody's bajan un escalón el ráting de Turquía

Galtero Lara
Agosto 21, 2018

Las agencias de evaluación de riesgo crediticio Standard & Poor's (S&P) y Moody's han rebajado su calificación de Turquía a causa de la caída de la lira y la política económica del país, al considerar que no se han adoptado las medidas necesarias para sanearla. Vuelve así a mínimos por la misma razón: la crisis turca por la depreciación de la lira. La calificadora de riesgos, que el viernes recortó en un peldaño el rating asignado a la deuda a largo plazo de Turquía, que bajó desde BB- a B+ con perspectiva estable, decidió también revisar a la baja las notas de seis bancos otomanos, incluyendo la filial de BBVA, ante "la intensificación de los riesgos de crédito y la depreciación de la lira turca".

"Hemos bajado la calificación de la deuda soberana [de Turquía] a largo plazo en moneda extranjera de 'BB-' a 'B+', y la de a largo plazo en moneda local de 'BB-' a 'BB'", indica S&P en un comunicado emitido al filo de la medianoche en Turquía.

"Esta tendencia en la calidad de los activos de Turquía, junto a los indicadores de debilitamiento en los mercados latinoamericanos de BBVA, podrían desacelerar la reducción sostenida del stock de activos problemáticos y la mejora en el perfil de riesgo de BBVA que incluíamos en nuestras anteriores calificaciones", ha señalado la agencia, que esperaba una reducción sustancial de los activos improductivos a partir de 2019.

More news: Italy threatens to return migrants to Libya

En cualquier caso, S&P ha reconocido que el modelo de filiales independientes con el que cuenta BBVA limita el posible riesgo de contagio dentro del grupo. Así, el beneficio neto esperado en 2018 en Turquía está cubierto aproximadamente al 50%.

También el turismo, que está creciendo de forma llamativa tras descalabrarse el año pasado, contribuirá a estabilizar la economía del país, agrega la agencia. Según cálculos realizados por este medio, esto implicará dotaciones por importe de entre 720 y 750 millones este año, frente a los 450 millones del pasado ejercicio.

Desde que BBVA entró en Turquía en 2010 ha su apuesta a pesar de la inestabilidad geopolítica tras crisis provocadas por atentados, enfrentamientos internos, golpes de Estado, la tensión con Siria y los choques con la Administración de Trump, pues siempre ha destacado la solidez del negocio bancario al margen de los problemas geopolíticos.

Otros informes por

Discuta este artículo

SIGUE NUESTRO PERIÓDICO