"Turquía no perderá la guerra económica" — Erdogan

Galtero Lara
Agosto 10, 2018

En este marco, el presidente turco Recep Tayyip Erdogan exhortó el viernes a sus compatriotas a cambiar sus divisas extranjeras para sostener la maltrecha lira turca, afirmando que se trata de una "lucha nacional" contra la "guerra económica" declarada contra Ankara.

Turquía arrestó a un pastor norteamericano bajo acusaciones de espionaje y de terrorismo vinculadas a un fallido intento de golpe de Estado hace dos años.

Tras unas negociaciones inconclusas esta semana para resolver la disputa, Trump aprovechó la turbulencia económica en Turquía y el viernes apretó más los tornillos sobre el país. "El de Aluminio será ahora del 20 por ciento y el de Acero del 50 por ciento ¡Nuestras relaciones con Turquía no son buenas en este momento!".

More news: Enrique Iglesias manosea a una bailarina en pleno concierto

Estados Unidos ha aumentado este viernes los aranceles al acero y al aluminio de Turquía hasta el 50% y el 20%, respectivamente, después de que la lira turca se haya depreciado un 10% en las últimas horas y haya superado la barrera de las seis unidades por dólar.

La tensión entre Turquía y Estados Unidos, acrecentada con los últimos días por la situación de Brunson, alcanzó hoy otro nivel con el anuncio del aumento de los gravámenes de Trump sobre el acero y aluminio turcos. "Esta será la respuesta de mi nación a quienes han declarado la guerra económica", añadió Erdogan, después de que la cotización de la lira turca haya caído esta mañana un 14% frente al dólar, perdiendo en lo que va de año un 35% de su valor respecto del 'billete verde'. El pasado día 1 de agosto, cuando EEUU impuso sanciones a Turquía por la detención de un pastor protestante estadounidense bajo la acusación de actividades terroristas, la lira cotizaba a cinco unidades por dólar.

Según opina Bart Hordijk, analista de Monex Europe, hace falta algún tipo de paracaídas para calmar a los mercados, lo que en su opinión podría llegar en caso de que el Banco de Turquía se decida a aprobar una gigantesca subida de los tipos de interés de 500 puntos básicos, a fin de demostrar a los mercados el compromiso de la institución con la estabilidad financiera. Pero en un entorno ya difícil, por las políticas monetarias más restrictivas en Europa y, especialmente, en Estados Unidos, los crecientes temores de los inversores no hacen sino agravar el problema.

Otros informes por

Discuta este artículo

SIGUE NUESTRO PERIÓDICO