Niños secuestrados en Nuevo México eran entrenados para disparar contra escuelas

Evarado Alatorre
Agosto 10, 2018

Nuevos datos de la investigación que se han dado a conocer, además de confirmar las condiciones de desnutrición y miseria en la que se encontraban los pequeños, apuntan a que el líder del campamento se dedicaba a entrenar con armas a los niños para, en un futuro, llevar a cabo "tiroteos escolares".

Entre los 11 niños liberados, se halló el cadáver de uno, y sus edades comprenden entre 1 y 15 años. Las mujeres son presumiblemente las madres de los 11 niños que vivían allí y actualmente se encuentran en prisión sin fianza a la espera de declarar ante el juez. De acuerdo con el reporte policial, ella reportó a su hijo como desaparecido ante las autoridades en el condado Clayton, Georgia, en diciembre, después de que el Wahhaj (hijo) se llevara a su hijo del parque y nunca regresara. Las autoridades encontraron el cadáver en estado de descomposición de un niño pequeño en el complejo en Amalia, Nueva México, el lunes, aunque no han podido identificar de manera afirmativa que fuera el hijo de Wahhaj, Abdul-Ghani Wahhaj. Los documentos no ofrecieron ni más detalles, ni evidencia de dicho entrenamiento. Un affidavit obtenido por PEOPLE también cita que los menores no tenían cuidado médico y estaban expuestos a peligros en la vivienda como vidrio roto y fugas de gas propano.

Los cinco adultos en el lugar fueron acusados de 11 casos de abuso infantil, un delito de tercer grado.

Los otros acusados fueron identificados como Lucas Morton, 40; Jany Leveille, 35; Hujrah Wahhaj, 38, y Subhanah Wahhaj, 35.

More news: Muere a los 92 años el cantante Carlos Almenar Otero

Los funcionarios de la oficina del fiscal de distrito que manejan el caso no respondieron inmediatamente a los pedidos de comentarios el miércoles a la tarde.

El arrestado, Siraj Ibn Wahhaj, fue culpado de huir de Georgia con su hijo de 3 años en diciembre y fue hallado el pasado sábado altamente armado en un asentamiento en el desierto de Nuevo México con otros cuatro adultos y 11 niños en condiciones muy precarias, sin agua potable, con poca comida y sin higiene básica. Sheriff dijo que: "Teníamos una idea de dónde buscar al niño".

Abdul sufría convulsiones y tenía retrasos cognitivos y de desarrollo, y Siraj Wahhaj había manifestado que quería hacerle un exorcismo porque consideraba que su discapacidad se debía a un demonio. La madre, Hakima Ramzi, suplicó desesperadamente por ayuda para encontrar a su hijo en un video publicado en Facebook en enero. Los niños estaban vestidos con harapos y parecía que no habían comido durante días, afirmó Hogrefe.

Los fiscales en las presentaciones ante el tribunal dijeron que en el lugar, ubicado en una zona montañosa a aproximadamente 12 km al sur de la frontera de Nueva México con Colorado, había maderas con clavos salientes, botellas y zanjas abiertas.

Otros informes por

Discuta este artículo

SIGUE NUESTRO PERIÓDICO