¡Paren todo! ¡Ya tenemos nuevo disco de Beyoncé y Jay Z!

Esequiel Farfan
Junio 18, 2018

Solo a partir de media canción, Beyoncé se lanza a bailar, tanto con el grupo como en solitario en escenas rodadas principalmente en el interior del Louvre, aunque la pareja también aparece brevemente en el exterior, junto a la pirámide de cristal por la que se accede al museo.

Musicalmente, 'Todo es amor' aúna los estilos de los dos artistas con canciones marcadas por un alma hip-hop de factura cálida y sensual.

En el álbum, la cantante de "Say My Name" y "Single Ladies (Put a Ring On It)" cuenta generosos detalles sobre su vida sexual con Jay-Z.

Se trata del primer álbum que Beyoncé y Jay-Z lanzan de manera conjunta -aunque ya habían realizado diversas colaboraciones en canciones como "Deja Vú" o "Crazy in Love"-. Un año después, Jay-Z le pidió perdón en su propio álbum "4:44".

Su relación parece haber mejorado, según sugiere el título del nuevo álbum.

More news: Banksy artwork worth $26K stolen from Toronto gallery

En la última canción, "Lovehappy", reconocen las dificultades del pasado pero también sus esfuerzos por reconciliarse.

"La Gioconda" de Leonardo Da Vinci, La Victoria de Samotracia, la Venus de Milo, "La consagración de Napoléon, de Jacques-Louis David, o una esfinge egipcia son otras de las piezas delante de las que posa la pareja que para este proyecto conjunto se hacen llamar "The Carters" (apellido de Jay-Z, cuyo nombre real es Shawn Corey Carter)".

"Nunca estuvimos tan lejos de la costa, tal vez no volvamos a casa nunca", canta la reina del R&B en otro de los temas llamado Summer. El Estadio Olímpico, con capacidad para 66.000 espectadores, se llenó en la cuarta parada de la gira 'On the Run II' que el matrimonio inició el 6 de junio en Cardiff (Gales) y que llegará a Barcelona el 11 de julio en la única actuación del dúo en España.

El momento más íntimo de un 'show' que derrocha megalomanía vino de la mano de una de las baladas más memorables de la estadounidense, de 36 años, titulada 'Resentment' de su segundo disco 'B'day' (2006), con la que la multitud contuvo la respiración.

Cambios de vestuario -Beyoncé lució sus habituales monos ceñidos que disiparon los recientes rumores de un posible tercer embarazo-, juegos de luces e incluso fuegos artificiales no faltaron en un espectáculo memorable.

Otros informes por

Discuta este artículo

SIGUE NUESTRO PERIÓDICO