Trump: La cumbre con Kim contribuyó a evitar "una catástrofe nuclear"

Esequiel Farfan
Junio 13, 2018

"Hemos decidido dejar el pasado atrás". "Hemos firmado un documento muy comprensivo y creo que va a cumplir con lo que está establecido", ha dicho Trump.

"Vamos a ocuparnos de un problema muy grande y muy peligroso para el mundo", recalcó Trump.

En el documento ambos mandatarios se comprometen a trabajar para lograr la desnuclearización completa de la península de Corea.

El presidente de Estados Unidos Donald Trump y el líder norcoreano Kim Jong-un se invitaron a visitar Estados Unidos y Corea del Norte, respectivamente, y ambos aceptaron la propuesta, reportó este martes la agencia de noticias oficial norcoreana KCNA.

Donald Trump y Kim Jong Un, dos hombres de estilos distintos y con más de 30 años de diferencia, se estrecharon la mano durante varios segundos y se dijeron unas palabras.

Preguntado por si invitaría a Kim a la Casa Blanca, el mandatario respondió: "Absolutamente, lo haré".

La reunión de Trump con Kim está prevista para las 09:00 horas de Singapur (01:00 GMT).

"La reunión (con Kim) ha sido realmente fantástica". (Ha sido) lo máximo.

More news: South Koreans skeptical about peace after summit

El acuerdo, que acaba de momento con el último legado de la Guerra Fría, establece que las negociaciones entre los dos países van a continuar, pero no aporta ni detalles ni un calendario para la buscada desnuclearización de Pyongyang.

En la ceremonia de firma, Trump dijo que esperaba "reunirse muchas veces" en el futuro con Kim.

El secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, reiteró también que se trata de una "histórica declaración conjunta" que representa el "comienzo de una nueva relación" entre ambas naciones. En tercer lugar se "reafirma la declaración de Panmunjon", sellada por las dos Coreas el pasado 27 de abril.

A la derecha de Kim Jong-un se sentó Kim Yong-chol, considerado uno de sus más estrechos colaboradores y una de las figuras de más peso del régimen en cuanto a relaciones exteriores y espionaje.

En los flancos de la mesa se situaron Ri Yong-ho, actual canciller norcoreano, y Ri Su-yong, ex canciller y otra figura considerada muy cercana al mariscal norcoreano ya que fue embajador en Suiza cuando Kim Jong-un estudió en su niñez en el país alpino.

Como concesión a Washington, el acuerdo, en el que no hay ninguna mención de los derechos humanos, recoge el compromiso de Pyongyang de recuperar los restos unos 6000 prisioneros de guerra o desaparecidos en combate en la guerra de Corea (1950-1953).

Además, luego de la histórica reunión, los líderes almorzaron juntos y el menú consistía en con cóctel de camarones, mango verde con pulpo fresco, costilla de ternera confitada, brócoli al vapor, cerdo crujiente y agridulce.

Otros informes por

Discuta este artículo

SIGUE NUESTRO PERIÓDICO