La ciencia recreó el rostro de Dios según los creyentes

Evarado Alatorre
Junio 13, 2018

¿Cómo es realmente la cara de Dios?

¿De verdad la gente visualiza a Dios como el hombre mayor, a veces temible, que muestran el cine o las ilustraciones?

Un equipo de psicólogos de la Universidad de Carolina del Norte convocó a 511 cristianos a que dieran su parecer sobre cómo idealizaban el rostro de Dios y eligieran entre distintas imágenes la más coincidente con su percepción.

La imagen "ganadora" resultó llamativa.

Lo más increíble es que proyecta en él algunas de sus características personales, desde su propio aspecto físico hasta sus ideas políticas. Al combinar todas las caras seleccionadas, los científicos pudieron armar una "cara de Dios" compuesta que reflejaba el imaginario de todos y cada uno de los voluntarios.

Los participantes del estudio seleccionaron -de cientos de caras a disposición- el rostro que se acercaba a su representación.

More news: Salah makes World Cup headlines for Chechnya photo

La investigación concluyó, además, que las personas crean su Dios a su semejanza.

Las percepciones de las personas también se relacionaron con sus propias características demográficas. Los más jóvenes creían en un dios más joven. En este caso, se trata de un hombre joven, de rasgos suaves, cabello negro y piel menos caucásica que el ideario anterior. Pero los investigadores encontraron que muchos cristianos veían a Dios como más joven, más femenino y menos caucásico, en contra de lo que sugiere la cultura popular.

Curiosamente, sin embargo, las personas no mostraron un sesgo egocéntrico sobre la base del género.

"Estos sesgos (más tradicionales) podrían haber surgido del tipo de sociedades que los liberales y los conservadores quieren", expresó el autor principal del estudio, Joshua Conrad Jackson.

Finalmente, cabe resaltar que todos los participantes creían en un Dios igualmente masculino y no mostraron otras alternativas.

Según explican los investigadores en la revista PLOS ONE y lo destaca el diario ABC, estos resultados también hablan del amplio alcance de las diferencias religiosas: incluso las personas de la misma nacionalidad y la misma fe parecen pensar de manera diferente acerca de la apariencia de Dios.

Otros informes por

Discuta este artículo

SIGUE NUESTRO PERIÓDICO