España acoge 629 migrantes a la deriva

Evarado Alatorre
Junio 13, 2018

El vicepresidente del Gobierno italiano, Luigi di Maio, consideró este martes " vergonzoso" que Francia y España "den lecciones" a su país tras el rechazo al barco "Aquarius" con 629 inmigrantes y dijo que "nada será como antes" en materia migratoria.

Acompañada del alcalde de Valencia, Joan Ribó, y representantes de la Cruz Roja, Oltra ha dicho en la rueda de prensa celebrada al término de la reunión que desconoce cuándo llegaran los tres barcos, aunque calcula que estarán en Valencia en un plazo de entre tres y tres días y medio.

Salvini, líder de la ultraderechista Liga, afirmó que la Aquarius de la ONG "SOS Méditerranée" pondrá rumbo "inmediatamente, cuanto antes", hacia España, al término de un encuentro entre los ministros con competencias en este ámbito en Roma, según los medios italianos.

En el Aquarius aguardan siete embarazadas, 11 niños y 123 menores que viajan solos.

Pero ayer la prioridad era otra después de la llamada de alerta de la embarcación SOS Mediterranée y de la ONG Médicos Sin Fronteras, en la que veían imposible recorrer las 700 millas náuticas que separan Malta de València en la situación de hacinamiento en la que se encontraban, muy por encima de la capacidad de 500 personas para las que está previsto el barco -con la tripulación incluida-. "Con 629 personas a bordo y el clima empeorando, la situación podría volverse crítica", ha advertido.

Porro relató que muchos de estos inmigrantes tienen marcas en el cuerpo por la violencia física que han sufrido durante su permanencia en los campamentos en Libia antes de embarcarse.

More news: Secuestro en París y un final sin tragedia - Internacionales

El lunes, cantó victoria después de que España anunciara su intención de acoger al barco, y advirtió a los otros navíos de oenegés que se arriesgan a la misma negativa.

Y aseveró: "En Italia hay un nuevo Gobierno y nada será más como antes". "Es nuestra obligación ofrecer a estas 600 personas un puerto seguro".

Su ministro de Relaciones Exteriores, Josep Borrell, estimó que los europeos deben hacer frente "de una forma solidaria y coordinada a un problema que es de todos, y no un año de Grecia, el año siguiente de Italia".

Mientras aumenta la tensión diplomática entre ambos países, el barco permanece en alta mar sin saber a dónde dirigirse.

"Se está preparando todo para que haya una acogida lo más razonable posible, lo importante es que esté todo coordinado, que haya un cierto horizonte para estas personas", indicó el presidente de la región de Valencia, el socialista Ximo Puig.

Calvo ha explicado que cuando lleguen las tres embarcaciones, en las que se van a repartir a las personas a bordo del 'Aquarius', para garantizar una travesía segura a la costa española, el Gobierno, a través del Ministerio del Interior, determinará quiénes son refugiadas.

Otros informes por

Discuta este artículo

SIGUE NUESTRO PERIÓDICO