¿Venganza? Reúnen dinero para mandarle mariachis y tacos al abogado racista

Evarado Alatorre
May 18, 2018

Aaron Schlossberg, un abogado estadounidense que trabaja en un importante bufete de Manhattan, Nueva York, acudió este miércoles a un restaurante con el objetivo de comprar comida para llevar.

Ofuscado el hombre dice: "Cada persona que escucho (habla español)".

El video fue visto por más de 5 mil de personas en Facebook , y se volvió tan viral que los medios locales hicieron eco de lo sucedido, motivando a que el alcalde de la ciudad, Bill de Blasio, se pronunciara al respecto a través de su cuenta de Twitter.

La idea es mandar todo a las afueras del despacho del abogado, no sin antes consultar con el Departamento de Policía de Nueva York por si se necesita algún permiso y no incurrir en faltas a la ley. El sujeto se muestra enojado mientras agrede verbalmente a las personas por el simple hecho de hablar español. Es lo que hace que esta ciudad sea grandiosa.

El congresista Adriano Espaillat y el presidente de El Bronx, Rubén Díaz, Jr.se unieron a la protesta y enviaron una carta y una queja legal formal contra el abogado ante el Comité Disciplinario Departamental del Primer Departamento del Sistema Unificado de Tribunales del Estado de Nueva York, para pedir que se revise su licencia para ejercer y le sea revocada. "Esto es América", se puede ver en el video.

More news: Singapore Air To Merge With Regional Carrier SilkAir

Para @TheRickyDavila "Trump ha normalizado el racismo, el fanatismo, el odio y ha envalentonado a la basura de esta manera". Aparentemente por escuchar a uno de los empleados hablar en español con los clientes.

Luego se dirigió a los empleados, a quienes amenazó con llamar a migraciones para que sean expulsados, porque seguramente se trataba de extranjeros indocumentados. Mi próxima llamada será para el Servicio de Migración para que sean deportados de mi país.

"Si tienen los huevos de venir aquí y vivir de mi dinero, yo pago por su bienestar, yo pago para que puedan estar aquí, lo menos que pueden hacer es hablar inglés", continúa la increíble filmación. Pago por sus servicios sociales, pago por la posibilidad de que se encuentren aquí.

Lo curioso es que este hombre que dijo sentirse muy ofendido porque los inmigrantes no respetaban el idioma de su país, tiene una oficina de abogados especializada en derecho comercial y algunos de sus clientes son hispanos.

Otros informes por

Discuta este artículo

SIGUE NUESTRO PERIÓDICO