Cumbre de las Américas aprueba 'compromiso' contra la corrupción

Evarado Alatorre
Abril 17, 2018

Con el llamado de cero tolerancia a la corrupción, inició la VIII Cumbre de las Américas, en el que participan 34 jefes de Estado y de gobierno, entre lo que figura el presidente Enrique Peña Nieto. "Yo quiero manifestar que por parte de Perú, vamos a tomar este documento como una referencia para trasladarlo a medidas concretas", anotó.

"Sabemos que cada uno de los países de la región tienen atributos y desafíos fuertes, sabemos que en el mundo actual los grandes problemas nacionales no podrán ser resueltos, sin una intensa cooperación internacional", anotó.

Es responsabilidad de cada quien la forma como se implementa estos compromisos. Le interesa el Periodismo Internacional, Político y Económico.

"Si la corrupción cruza fronteras, los esfuerzos para combatirla también deben hacerlo", afirmó el mandatario, quien hizo mención a "la tarea ineludible" de hacer uso común de las "nuevas herramientas de la tecnología" para la lucha anticorrupción.

Otro tema por destacar es la "transparencia, acceso a la información, protección de denunciantes y derechos humanos, incluyendo la libertad de expresión" en el cual se acuerda impulsar un programa interamericano de datos abiertos a fin de "incrementar la capacidad de los gobiernos y ciudadanos en la prevención y el combate a la corrupción".

More news: 'Hotel Artemis' Trailer Reveals Star-Studded Sci-Fi Showdown

Vizcarra también propuso que el pleno de los jefes de Estado y de Gobierno y representantes de esta Cumbre apruebe el "Compromiso de Lima" contra el flagelo de la corrupción.

En consecuencia, los participantes en la reunión almorzaron en el mismo salón del Centro de Convenciones de Lima donde se efectuaron las intervenciones para cumplir con la lista de oradores comprometidos por los organizadores, sin perder los dos eventos: el almuerzo y la discusión.

La unanimidad alcanzada en este foro continental se alcanzó pese a las diferencias expresadas por los gobernantes americanos en el tema de Venezuela y en el ataque lanzado por Estados Unidos en contra de Siria, a la que algunos calificaron de agresión unilateral.

El presidente estadounidense, Donald Trump, ausente de Lima para preparar una respuesta al supuesto uso de armas químicas por el régimen de Bashar al Asad, ordenó atacar varios objetivos sensibles en Siria en coordinación con Francia y Gran Bretaña contando con el apoyo de la OTAN.

En una cumbre atípica, en un año en que tres países celebran elecciones presidenciales en las que se puede producir un vuelco político hacia la izquierda -Brasil, Colombia y México-, la declaración de la cumbre ha necesitado siete meses de "intensa negociación".

Otros informes por

Discuta este artículo

SIGUE NUESTRO PERIÓDICO