Inicia investigación sobre presunto ataque químico en Siria

Evarado Alatorre
Abril 16, 2018

Putin y Rouhani conversaron por teléfono sobre la situación en Siria después que Estados Unidos, Francia y Reino Unido atacaron el país con misiles el sábado, en represalia por lo que sostienen fue el uso de gas venenoso hace una semana contra rebeldes.

"El objetivo de la intervención en Siria eran detener el uso de armas químicas bárbaras", afirmó Johnson este domingo en un programa de televisión, en medio de las críticas del líder de la oposición Jeremy Corbyn de que la operación militar contra Siria debió ser aprobada antes por el Parlamento.

La madrugada del pasado sábado, misiles de Estados Unidos, Francia, y Reino Unido impactaron en sitios sospechosos de almacenar y desarrollar armas químicas; no obstante, los sitios estaban en gran parte vacíos y las naciones mostraron sus intenciones de volver a la diplomacia. Los ataques golpearon un centro de investigación militar que también servía como depósito en la provincia de Homs, en el centro de Siria, indicó el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos.

Sin embargo, el sistema aéreo ruso instalado en Siria interceptó 71 misiles con sistemas S-125, S-200, Buk, Kvadrat y Osá, según el Ministerio de Defensa de este país.

Putin denunció con la "mayor firmeza" estos ataques que calificó como un "acto de agresión contra un Estado soberano".

More news: Man claiming to cure ailments through witchcraft sexually assaults minor girl

Preguntado al respecto, Pence dijo que la misión que Trump ordenó anoche a las Fuerzas Armadas estadounidenses "fue completamente cumplida", y aseguró que, según el Pentágono, no se ha reportado ninguna "víctima civil" en Siria.

Cuestionado sobre si Moscú había sido advertida de la ofensiva, tal y como resulta habitual en las operaciones contra el Estado Islámico en la región, donde ambas potencias combaten por separado a los yihadistas, McKenzie subrayó que esta política no implica que Rusia y Estados Unidos colaboren en Siria. No podría haber tenido un mejor resultado.

Tanto Rusia como Irán -dos aliados declarados del gobierno de Bashar al Assad que aportan hombres, aviones y armas a su lucha contra la oposición- participan de un proceso de negociación internacional paralelo al de la ONU para Siria, que está paralizado hace meses.

"Los rusos no tienen capacidad de veto en nada de lo que hacemos".

Otros informes por

Discuta este artículo

SIGUE NUESTRO PERIÓDICO