La Justicia ordena levantar el secreto bancario de Moyano y su familia

Evarado Alatorre
Febrero 15, 2018

En un lenguaje personalísimo, sin eufemismos sobre sus decisiones bajo alguna primera persona del plural, Moyano recordó, para reforzar el argumento de contratar empresas de confianza, que "una vez me trajeron unos guardapolvos que estaban tal mal hechos, que tenían una manga más corta que la otra".

El juez federal de Morón, Néstor Barral, ordenó el levantamiento del secreto fiscal y bancario del jefe del sindicato de Camioneros, Hugo Moyano, de su hijo Pablo, de su mujer, Liliana Zulet y sus hijastros, en el marco de una investigación por presunto lavado de dinero. En la otra propiedad Liliana Zulet, miembro del directorio de Dixey SA, registró su domicilio particular.

Es en el marco de una causa por lavado de dinero por la compra de propiedades.

Según adelantaron diversos medios periodísticos, la medida había sido sugerida por el Ministerio Público Fiscal y el juez se la notificó el 29 de diciembre pasado al Banco Central y a la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP).

La denuncia la formuló un funcionario del municipio de Vicente López a partir de la recepción de un mensaje anónimo en el que se daba cuenta del supuesto delito, informaron fuentes con acceso al expediente.

More news: Kim Jong-Un Impersonator Meets North Korean Cheerleaders At Olympics

"Cuando una denuncia surge de un anómino es para sospechar porque bien puede nacer de una venganza o puede ser parte de una operación de los servicios de inteligencia", indicó Llermanos sin hasta ahora inclinarse por ninguna de las dos opciones. Llermanos remarcó que muchas de las demandas contra Moyano tienen un objetivo político y que solo se hacen para ser publicadas en momentos de conflictivos como el actual.

El enfrentamiento entre el sindicalista Hugo Moyano y la diputada de Cambiemos, Graciela Ocaña, sumó un nuevo capítulo.

"Lo que está ocurriendo con el mundo sindical es que la mayoría no tiene ánimo de confrontar con el Gobierno, sino de trabajar juntos para generar más trabajo. Esto tiene que ver con intereses políticos de parte del Gobierno, gremiales y económicos que tienen que ver, en el caso puntual de Camioneros, negociar un convenio a la baja", expresó en declaraciones a TN.

Ayer, Moyano volvió a referirse a la legisladora y aunque se cuidó de ser agresivo no dejó de considerar que cada vez que habla "dice un disparate".

"Me siento acompañada por mis colegas ante el exabrupto de Moyano queme trató de cucaracha" pues "él lo dice en el sentido de que a una cucaracha hay que exterminarla", advirtió. "Siempre está en problema". "Si yo no fuera un dirigente gremial, sería un empresario exitoso", dijo.

Otros informes por

Discuta este artículo

SIGUE NUESTRO PERIÓDICO